• ​Artículo:

 ¿cómo puedo usar  la tecnología en mi clase?

Dr. José Aste Tönsmann

Es una pregunta que continuamente se nos hace sobre todo por profesores y directores de escuelas adonde aún no se ha utilizado mayormente la tecnología. Aunque es una pregunta muy compleja y difícil de contestar, quisiéramos dar aquí alguna idea de las posibilidades generales que brinda la tecnología, concretamente la computadora (con lo que estamos hablando de programas o software) en el proceso de la enseñanza escolar. 

Debemos aclarar que partiremos de las siguientes consideraciones:

Al hablar aquí de la Clase nos referimos a una correspondiente a cualquiera de las materias del Plan de Estudios, y no a una para Enseñar Computación cuyo proceso ya se encuentra bastante definido.

A pesar de que se considera que en un futuro más o menos cercano, la tecnología forzará a cambiar drásticamente el Sistema Educativo, nos referiremos aquí a las escuelas actuales y con las condiciones normales de tener un Plan de Estudios o Curriculum dado y un sistema de evaluación también dado y obligatorio.

El uso del computador, y de la tecnología en general, en el proceso educativo, deberá considerarse como una Herramienta de ayuda al Maestro y en ningún momento como su sustituto.

Más que considerar una materia específica o un programa dado, lo que analizaremos aquí será la forma y eficacia relativa que puede tener el uso del computador en las diferentes etapas del proceso educativo dentro de la clase.

 Etapas del Proceso de Aprendizaje 
Desde el punto de vista del uso de la tecnología como un auxiliar en el proceso de la enseñanza, podríamos considerar que existen cinco etapas o pasos en los que la tecnología puede servir al maestro en su función educativa: Motivación, Instrucción, Aplicación, Evaluación e Integración. A continuación presentamos algunas ideas sobre cada uno de ellos. 

1. Motivación 
Creo que una de las fallas de los sistemas de educación actuales (hablo principalmente de la enseñanza básica), consiste en el poco interés que tienen los estudiantes en lo que se les enseña.- Pienso que mucho de eso es debido a que los alumnos reciben mucha información sin saber mayormente para qué les va a ser útil, es algo así como que se les enseñan soluciones para las que posteriormente, los alumnos más listos, buscarán los posibles problemas a los que se les pueden aplicar. Es indudablemente más motivante el tener un problema y luego buscar toda la información requerida para solucionarlo. Estoy convencido (de hecho ya hay programas de cómputo que van en ese sentido), que unos buenos sistemas multimedia para ser trabajados en cooperativa, permitirían, con las discusiones y enfoques de diferentes puntos de vista propios de esa forma de enseñanza, dar a los estudiantes la Motivación que los prepararía para atender con más interés a sus maestros.

2. Instrucción o Aprendizaje 
En esta etapa de la educación en la que los estudiantes “adquirirán” conocimientos que les durarán y servirán toda la vida, se ha utilizado computadoras desde las primeras épocas en que se pensó que su uso podría ayudar a “aprender” a los niños. La mayoría de los programas desarrollados para esta etapa, tratan de hacer atractivos los conocimientos que desean impartir a los alumnos mediante “premios” otorgados según las respuestas obtenidas durante su uso.- La forma más común utilizada presenta al estudiante ciertos conceptos que deben ser leídos por éste quien inmediatamente deberá responder algunas preguntas o resolver algún problema relativo y, de acuerdo a las respuestas, “saltar” a leer otros conceptos.Este tipo de programas convierte al estudiante en un “contestador mecánico de preguntas” lo que deberá hacer ante una “fría máquina” (por más entusiastas que sean las exclamaciones “enlatadas” que muestre en la pantalla ante los aciertos en las respuestas). Es indudable que en el afán de hacer autosuficiente al computador, se trata aquí de eliminar la necesidad de la presencia del maestro con lo que se está cambiando la verdadera función de la tecnología de ser una “herramienta” de ayuda al maestro a tratar de ser un “maestro”.Este tipo de programas puede servir sin embargo, en la etapa de aplicación o práctica (número 3 en este escrito), en donde se podría afirmar que un estudiante que repitiera 50 veces una cierta operación aritmética (con diferentes valores) llegará a dominar su proceso. Por otra parte, el usar una computadora cuyo desplegado sea visto por toda la clase, puede ser de mucha utilidad para un maestro que quiera aprovechar la velocidad y precisión de la máquina para por ejemplo, mostrar resultados gráficos inmediatos de cambios de parámetros de curvas en clases de Matemáticas o mapas de países con diferentes condiciones, en clases de Geografía.

3. Aplicación o Práctica
​La aplicación práctica de los conocimientos recientemente adquiridos puede hacer de una tarea, práctica o proyecto, algo que refuerce mucho el proceso de aprendizaje de los alumnos.- En los estudios de postgrado que seguí en una universidad americana, me impresionó mucho el interés que ponían los profesores no tanto en dar unas clases teóricas magistrales sino en seleccionar los problemas que nos pondrían como práctica.- Para poderlos entender y resolver era necesario haber “aprendido” todo lo que se quería que aprendiéramos, para lo que muchas veces había que buscar personalmente los conceptos no enseñados específicamente por el profesor. En esta etapa, el maestro puede hacer que el estudiante entienda la utilidad e importancia de los conocimientos adquiridos y por lo mismo, ponga más interés en su aprendizaje y profundización. Desgraciadamente, creo yo, hay maestros que confunden la función principal de las prácticas: enseñar el cómo y para qué sirven los conocimientos adquiridos y despertar su interés en profundizar sobre ellos, con su función secundaria, la de evaluar el avance y aprendizaje de los estudiantes, con lo que le dan una orientación diferente a la que deberían tener, a la vez que hacen que los alumnos las tomen como pruebas y concluyan: “lo importante es tener las respuestas correctas nada más”.- Se elimina así el interés por profundizar y “aprender” más sobre lo planteado en la práctica.- Recuerdo aquí lo que les decía a mis alumnos cuando yo enseñaba: “mi función principal no es hacerlos aprobar el curso sino hacerlos aprender”.
​ Esta etapa de la educación es una de las que puede aprovechar más de la computadora presentando temas, casos, problemas y preguntas que despierten el interés de los estudiantes que podrán usar en forma abierta y libre tanto los conocimientos adquiridos como los nuevos que puedan buscar en todos los recursos aportados por la computación (enciclopedias, bancos de datos, Internet, etc.)

4. Evaluación 
​En esta indispensable etapa del actual proceso educativo, el computador puede ser usado básicamente en tres formas: 
​* preparación de exámenes múltiples seleccionando las preguntas de bases de datos preparadas con anterioridad, 
​* captura y calificación de pruebas directamente de la pantalla y 
* manejo de sistema de calificaciones que permita al profesor evaluar continuamente el estado de avance de sus alumnos.

5. Integración 
​La tecnología puede ser de mucha utilidad para mostrar a los estudiantes, cómo se integran en la vida real, todos los conocimientos recibidos separadamente en las diferentes materias estudiadas. La capacidad de la computadora (incluyendo su conexión al Internet) de ofrecer al usuario acceso a tanta y variada información, puede ser aprovechada para subsanar una de las mayores fallas del sistema educativo actual: la generalizada falta de esfuerzos por mostrarle a los estudiantes las relaciones existentes entre los conceptos estudiados en las diferentes materias (por ejemplo las influencias mutuas entre la Historia y la Geografía y de éstas dos con el Lenguaje, la influencia de las Matemáticas en todas las áreas del conocimiento, etc.), así como la integración que encontrará en la vida, de todos los conocimientos adquiridos en forma separada en la escuela. Todos estos conceptos los vamos a ver en una aplicación práctica en la próxima revista (Marzo 1999)