• ​Artículo:

PLutón... ya no es planeta y ahora ¿QUé hacemos con los libros de texto?

MTE. Margarita Aste

Desde el jueves, 24 de agosto del 2006, Plutón ya no es un planeta. La Unión Internacional de Astronomía, al finalizar su reunión en Praga, Republica Checa, ha resuelto uno de los tópicos más debatidos del cosmos al aprobar una definición específica que le da a nuestro sistema solar ocho planetas en vez de nueve. De ahora en adelante a Plutón se le considerará como un “Planeta Enano”.


Para que un cuerpo celeste sea considerado Planeta debe tener tres características:
1. Su orbita debe ir alrededor del sol.
2. Tener la suficiente masa para tener su propia gravedad de manera que mantenga su masa en una forma casi redonda.

Para ser un Planeta Enano, solo es necesario cumplir con dos de estas características:
1. Su orbita debe ir alrededor del sol.
2. Su forma debe de ser casi redonda.

Ninguna luna puede ser un planeta enano.

La Unión tiene más de una docena de cuerpos celestes para estudiar y decidir si se les puede considerar Planetas Enanos.

Los cuerpos de nuestro sistema solar que no son planetas, planetas enanos o lunas quedan como cuerpos del sistema solar.

¿A qué viene todo esto?
Cuando los científicos decidieron reordenar el Sistema Solar, cambiaron hechos científicos que habían sido enseñados durante muchas generaciones en nuestras escuelas. De repente cientos de libros de texto, carteles, enciclopedias y modelos en tres dimensiones se volvieron obsoletos. Y cómo vemos, a estos conocimientos se les van a ir agregando nuevos continuamente.

Pero ¿Esto les afectó mucho a los niños?
Pues a muchos de ellos realmente no. La razón, ellos obtienen su información principalmente de Internet, son pocos los alumnos que teniendo acceso a Internet, siguen usando los materiales tradicionales. Afectó mucho más a los profesores quienes en su mayoría siguen dependiendo de este tipo de material para preparar sus clases.

La generación digital está modificando radicalmente lo que es comunicarse, aprender y comprender el mundo. Ellos están acostumbrados a que la información sea cambiante y desechable. Muy diferente a los adultos, para nosotros la información era estable y predecible. Para los profesores que crecieron en el mundo de la información estática el conocimiento es algo que debe de ser absorbido y reproducido igual al original. Imagínense en cambio a los alumnos que pueden sacar la información de páginas Web que cambian hora con hora. Los alumnos están encontrando significado de páginas Web a las que se han suscrito, en las que ellos encuentran material de acuerdo a sus intereses y en las que pueden colaborar con otros que tienen sus mismos intereses. Cuestión muy diferente a estar en la clase y que se les presente información estática, sin relación a sus intereses y en muchos casos anticuada. Cuando los alumnos no tienen opciones, se “desconectan” o se involucran al mínimo nivel. Para que un alumno aprenda, debe estar interesado y sentirse comprometido, esto es critico para lograr un alto rendimiento.

La queja generalizada entre profesores e inclusive padres de familia es que los alumnos ya no prestan atención como antes. En especial en secundaria, las calificaciones bajan mucho, es difícil mantenerlos interesados. Los problemas de disciplina aumentan. ¡Se han puesto a pensar lo aburrido que seria para nosotros estar sentados frente a un pizarrón y a un profesor durante horas de horas al día? ¿Que preferirían que les diera alguien una cátedra sobre algún tema o revisar lo mismo por Internet teniendo la opción de investigar mas a fondo lo que más nos llame la atención y saltando lo que no nos sirve? Quizás sus repuestas varíen, pero estoy casi segura que los alumnos prefieren lo segundo. Es probable que no tengan aun la habilidad de manipular la información y de ligarla con información relacionada. Seguramente no tienen la disciplina necesaria para decidir qué y cuánto deben de investigar, sin embargo esto les llama más la atención.

Algunos profesores dirán que el uso de los video juegos y la televisión es la causa de que los alumnos sufran de déficit de atención. Otros dirán que los alumnos tienen que aprender lo básico y lo clásico. Otros dirán que la tecnología es importante pero que esto no los ayuda a pasar los exámenes de la SEP, de ENLACE o de entrada a la universidad. 

Sin embargo, ¿no estamos todos de acuerdo en que lo que queremos lograr es “aprendedores” de por vida que hayan descubierto lo maravilloso que es aprender, de manera que puedan adaptarse a múltiples retos de aprendizaje en una variedad de entornos?

Por lo tanto, cómo lo he dicho muchas veces, lo importante aquí no es la tecnología en sí. Lo importante es comprender que los alumnos utilizan la tecnología para acceder, manipular, comunicar y disponer de la información de una manera diferente a cómo lo hacemos nosotros. Es su manera de crear significado de un mundo cada vez más complejo y diverso. La buena noticia es que los alumnos están logrando desarrollar las habilidades de pensamiento superior que requieren. La mala noticia es que me parece que la mayor parte del tiempo esto lo están logrando en sus casas, en sus propias computadoras y no en las escuelas.

La Unión Internacional Astronómica (International Astronomical Union) ha estado dando nombres a planetas y lunas lunas su fundación en 1919. Su pagina web: www.iau.org o www.iau2006.org