• ​En el Salón de Clases:

¿Problemas en la clase de Matemáticas?

MTE. Margarita Aste

Hace unos días estuve presente en una junta para padres de familia. Director y profesores estaban presentando lo que se haría durante el ciclo escolar. Llegó la sección dedicada a las matemáticas, en esta escuela y sección han separado a los alumnos de manera que las matemáticas que llevan vayan de acuerdo a la carrera que quieren seguir. Las matemáticas más “difíciles” para los que van al área de ciencias, las “intermedias” para los que van para administración y las más “fáciles” para los que van a otras carreras (o al menos así las definieron los padres de familia). Esto ocasionó una gran polémica, muy diferente a la que yo me habría imaginado:

“No me parece que deban permitir que los alumnos que no son excelentes en matemáticas estén en el grupo de las matemáticas más avanzadas pues estos alumnos retrasan a los alumnos que sí pueden  y no permite que avancen rápidamente.”


“Yo creo que todos los alumnos tienen derecho de seleccionar las matemáticas que quieran y es trabajo del profesor el

enseñarles a todos, debe de avanzar al nivel del promedio de la clase.”


Y aun otro padre de familia:


“Pues yo creo que el profesor debe de preocuparse más por los alumnos a quienes les cuesta más trabajo e ir a su ritmo,

en realidad estos son los que más lo necesitan.”


¡Probablemente ustedes ya se dieron cuenta de qué tanta dificultad para las matemáticas tiene el hijo (o hija) de cada uno

de los padres de familia! El problema no sólo se da en prepa cuando ya se dan diferentes matemáticas de acuerdo a las

áreas. Este problema se presenta desde kínder, ¿a que grupo de alumnos se enfoca el profesor? Probablemente no sea al

más elevado, pues son pocos, se enfocará en los alumnos promedio tratando de empujar a los que les cuesta más trabajo. ¿Resultado? Alumnos con mucha habilidad matemática pero poco motivados y aburridos, alumnos promedio que entienden relativamente bien y alumnos que en el  mejor de los casos entienden a medias y que les da miedo preguntar pues sienten el rechazo de todo el grupo.


Éste no es el único problema que presenta el enseñar matemáticas, hay varios otros. Mathletics, por ser un  producto que se adecúa a cada individuo, puede resolverlos. Veamos cómo.

1.    Los alumnos no llegan a la clase a la vez. El profesor debe esperar a que lleguen todos para empezar a dar su clase. Con Mathletics,

como cada alumno tiene su centro personal, los estudiantes van entrando y empezando a trabajar a medida que van llegando a la clase.


2.    Los alumnos tienen diferentes niveles de habilidad y confianza y por lo tanto toman diferente cantidad de tiempo para terminar los

ejercicios y tareas. En  Mathletics el nivel de los ejercicios que tiene que hacer cada alumno se va adecuando a su capacidad, de manera

que hará ejercicios más difíciles si es hábil y más fáciles si tiene problemas. Además se tiene una sección llamada "something easier"

para que la puedan realizar los alumnos que experimentan problemas, con lo cual aprenderán las bases del tema y ya podrán pasar así a los

ejercicios y realizarlos con más facilidad.


3.     Los alumnos más rápidos, empiezan a hacer todo más lento para evitar que el profesor les dé más ejercicios iguales una vez que

sepa que ya terminaron. Mathletics tiene una sección llamada "something harder" para los alumnos que son más rápidos. Los ejercicios son

sobre el mismo tema que se está viendo, pero a un nivel más avanzado y también generan puntos de manera que los alumnos seguirán

motivados a realizarlos.


4.    En apoyo a los diferentes niveles que se puede tener en un salón, Mathletics permite crear diferentes grupos y a cada grupo darle

diferentes currículos y dejar diferentes tareas. También permite que cada alumno esté en más de una clase de manera que pueda estar

en su clase real y en otra clase por ejemplo “extracurricular” .


5.    Muchos alumnos de diferentes niveles obtienen respuestas correctas, simplemente copiando a sus compañeros. Mathletics trabaja

con algoritmos por lo que las preguntas que obtienen los alumnos son siempre diferentes, lo que hace imposible que se copien.


6.    A medida que los alumnos trabajan resolviendo problemas, ya sea en sus cuadernos, libros u hojas de trabajo, no reciben

retroalimentación alguna. Por lo que muchos cometen el mismo error una y otra vez y no se darán cuenta de ello sino hasta después que

entregan el trabajo y se lo haya corregido el profesor, lo que puede ser muchos días después. Mathletics muestra la respuesta correcta

al final de cada reactivo y además tiene una pequeña película, para cada uno de los ejercicios, que le va a enseñar al alumno cómo resolverlo.

Es decir un tutor en todo momento.


7.    La retroalimentación a los profesores es indispensable, ¿quién está trabajando bien, quién tiene problemas, dónde? ¿Quién requiere

más retos? La sección de calificaciones de Mathletics le permite ver al profesor todo lo que ha hecho cada alumno al momento que termina. Cuántas veces ha hecho cada ejercicio, marca en azul las calificaciones mayores a 85 (el profesor ya no se tiene que preocupar por éstas pues el alumno ya las domina) y en rojo las

que aún faltan mejorar. Se ve el promedio de la clase por subtema de manera que el profesor sepa en qué subtemas debe enfocarse

(¡no tiene caso usar horas de clase para repasar un subtema en el que los alumnos tienen de promedio 90, mejor repasar aquel en el que

tienen de promedio 30!).  Y para que sea más fácil ubicar a los alumnos con sus evaluaciones, tiene una gráfica en la que se pone (por subtema) a los alumnos dentro de rangos: los alumnos con más de 85 (ya conocen bien el tema), entre 50 y 85 (pueden mejorar), menos de 50 (requieren ayuda).


8.    Si la retroalimentación que obtiene el profesor muestra que uno o dos alumnos requieren ayuda, lo que normalmente haría el profesor es repasar el tema con toda la clase, haciendo que el resto de los alumnos se aburran y pierdan tiempo. Con Mathletics el profesor puede dejar que los demás alumnos continúen trabajando con sus problemas de Mathletics mientras él le dedica tiempo a estos alumnos o les puede dejar tarea especial sobre este subtema a los alumnos con problemas (recordemos que Mathletics tiene una película de ayuda para cada problema con lo que en muchos casos es suficiente para que los alumnos entiendan y con la ventaja de que la pueden ver las veces que haga falta, sin el temor de estar molestando al profesor y a los demás alumnos). La otra opción es combinar estas dos posibilidades. De cualquier manera, se resuelve el problema de los alumnos con dificultades sin afectar a los demás.


9.    Es difícil que los profesores tengan tiempo de estar realizando exámenes rápidos de matemáticas, que puedan ir monitoreando a todos

sus alumnos, que corrijan y retroalimenten de manera rápida y continuamente. Que den una instrucción "personalizada" a cada alumno...

Mathletics hace todo esto por ustedes, dejándoles tiempo libre para lo que realmente es importante: enseñar. Actualmente contamos con

más de 12,000 alumnos que están usando Mathletics en México. Y les podemos asegurar que los alumnos que siempre fueron

considerados (y peor aún que se consideraban) como "malos" en matemáticas, después de usar Mathletics por un tiempo, y ver que

sí entienden, que sí pueden sacar buenas calificaciones, que pueden competir y GANAR a alumnos del mundo, habrán adquirido

la confianza necesaria en sus habilidades matemáticas,ya les gustarán las matemáticas.


Como nos comentaba una alumna "¡Lo más divertido de mis clases de mate es Mathletics!" y cómo todos sabemos, las matemáticas son

esenciales para la vida de todos, la van a necesitar siempre, sea cual sea la carrera que escojan (no existe eso de que escojo x carrera porque no tiene mate), con mayor razón las carreras para las cuales hay mayor demanda en el mundo, ¡necesitamos las matemáticas para la vida diaria!


¡Aprovechemos esta nueva oportunidad que nos brinda la tecnología para que por fin las matemáticas dejen de ser el curso más difícil y más odiado de la escuela!