• ​Nos Escriben:

En respuesta a la editorial Boletín de Mayo 2011:

Competitividad Nacional: Educación, Ciencias, Matemáticas e Innovación.

Me parece muy interesante el artículo de la Maestra Margarita Aste, en él se relatan conceptos que yo he venido mencionando desde hace años a los padres de familia: por más que queramos elevar y medir la calidad  de la educación a través de instrumentos de evaluación, parece ser que no lo logramos cuando se trata de compararnos a nivel internacional. Sin embargo, los finlandeses encontraron una formula interesante para elevar la calidad de la educación: reclutar a las personas más preparadas y pagarles un salario atractivo, tristemente eso es algo que la sociedad mexicana parece no estar dispuesta a hacer. Existe mucha apatía y falta de compromiso entre el gremio de docentes afiliados al sector público. Por otra parte, parece ser que las escuelas particulares tampoco encuentran maestros con las características que se necesitan para destacar a nivel internacional, simplemente porque no se tienen los recursos para ello ya que muchos de los papás que solicitan el servicio privado, no desean pagar las colegiaturas necesarias para reclutar el perfil de maestro requerido para elevar la calidad educativa.  El resultado de todo eso, tanto en el nivel privado como el nivel público, es que niños con alto potencial académico no reciben la formación adecuada en nuestro país. 


La manera en que personalmente, como familia, hemos logrado un cambio radical en la formación de nuestros nietos, es mandándolos a estudiar al extranjero. Es una situación muy triste, especialmente porque compruebas que la gran diferencia de su aprovechamiento lo hace la entrega del profesorado y no los programas ni las evaluaciones.  


Gracias por sus artículos. 


Atentamente,

Marta Cubillas

Directora Colegio Galilei, Puebla