• ​Historia:

ViViendo la historia con Moodle

Dr. José Aste Tönsmann

Uno de los recuerdos de mis primeros años en la escuela, corresponde a la primera clase de Historia que nos impartió un excelente profesor que antes de empezar con la descripción de uno de los hechos a estudiar en la lección, trató de “ubicarnos” en el “escenario” en el que se llevó a cabo dicho evento. Todavía recuerdo cómo al sentirnos presentes en el sitio y momento del hecho, no solamente entendimos mejor las características de lo sucedido sino que también lo sentimos como si hubiéramos participado en su desarrollo.

El interés de todos los niños (primeros años de primaria), fue tal que en el recreo que siguió a la clase, continuamos comentando el suceso histórico y sus consecuencias. Las siguientes lecciones de dicho maestro, fueron semejantes e hicieron que se me hiciera interesante de por vida, el leer libros y revistas históricos así como novelas relacionadas con la Historia.

Basado en ésta y otras experiencias relacionadas, deseo presentar aquí, cuatro ideas que creo que podrían ayudar a lograr un mejor aprovechamiento de la enseñanza de la Historia especialmente en la educación básica.


1.     Pienso que muchas veces, la enseñanza se concentra demasiado en los hechos y sus protagonistas y se descuida describir suficientemente, las circunstancias y condiciones existentes en lo que podríamos llamar el “escenario” del momento, que posiblemente originó el hecho o que por lo menos, sufrió o gozó de los cambios producidos por el mismo.  En ese sentido por ejemplo, podríamos decir que al hablar de la gesta libertadora, es muy importante el detallar las condiciones del “escenario” existente antes, durante y después de la Independencia. Los habitantes de la Colonia deben haber tenido sentimientos cruzados: de lealtad hacia España y sus reyes forjados por los 300 años de virreinato, de rechazo a los abusos y favoritismos de los peninsulares, de cansancio por la lentitud y seguramente falta de adecuación de las leyes y ordenanzas a las condiciones locales, etc., etc. Creo que el comprender mejor el pensamiento y sentimientos de la gente en esos momentos, nos puede ayudar a visualizar mejor las acciones heroicas de los próceres y las consecuencias de sus acciones.



2.     Siempre he pensado que la enseñanza de Historia no sólo está orientada a crear “cultura” en los estudiantes sino que principalmente, debe estar para “reforzar” sus identidades y para proporcionarles conocimientos de acontecimientos que como “experiencias” reales, puedan servir de “lecciones” para el momento actual y el futuro. Para cumplir con esos objetivos y hacer que los estudiantes tomen más interés por la Historia, puede ser de mucha ayuda el hacer que se “sientan” partícipes de los hechos y acontecimientos a enseñar, buscando el hacerlos imaginar, que estuvieron presentes ya sea como observadores o también como protagonistas directos. Una vez logrado esto, se les puede pedir que consideren lo que habrían pensado y actuado si realmente hubieran sido ellos los actores, que traten de alabar, justificar o explicar las acciones tomadas, incluso de los considerados “negativos”, etc. etc.



3.       El hacer que los estudiantes “se introduzcan” en la Historia, puede ser de mucha utilidad para la enseñanza, pero tendrá mayor efectividad si se logra el intercambio de opiniones al respecto de los “escenarios” y “hechos” tratados, entre todos los alumnos. Muy interesante e instructivo podría ser el que se discutan las verdaderas razones de determinada acción histórica o el porqué de la falla o derrota en una determinada batalla. Quizá se podría, trabajando por grupos, el realizar análisis de los varios personajes de una acción política en el que cada grupo trataría de defender a uno de ellos. O también encontrar cual podría ser la lección para ahora del hecho estudiado. Etc. Etc.



4.       El problema de tratar de realizar la participación de todos los estudiantes en la discusión y análisis de los escenarios y hechos históricos tratados en clase es indudablemente, la falta de tiempo. El horario escolar no permitiría dedicar un tiempo “extra” a dicha labor. Es por ese motivo que sugerimos aquí la utilización de un sistema o plataforma de educación virtual en el que todos los alumnos puedan ingresar libremente y en su tiempo libre para realizar sus comentarios y aportaciones a los puntos de discusión y colaboración previamente registrados por el profesor y que pueden o no, ser calificados. Dada su condición de ser un sistema gratuito con mucha capacidad para la gestión de cursos virtuales, estamos proponiendo la utilización del MOODLE,  que permitiría al profesor incluir los escenarios, personajes y hechos a discutir para que los alumnos puedan registrar sus comentarios y conclusiones.


Entre otras muchas actividades que ofrece el Moodle se pueden especialmente aprovechar:


  • Lecciones para describir claramente los escenarios personajes o hechos a tratar.
  • Grupos para dividir a los estudiantes de manera de asignar el trabajo por partes
  • Foros adonde los alumnos registren, lean lo que han dicho sus compañeros y hagan sus comentarios.
  • Chat para comunicación sincrónica de alumnos
  • Encuestas
  • Ensayos para casos de trabajos de investigación
  • Glosarios con términos y nombres importantes a describir por los alumnos
  • Bases de Datos
  • Blogs
  • Pruebas y exámenes calificados
  • Etc. Etc.